Colo Colo mantuvo la paternidad frente a la u de Chile en el Monumental

foto_0000000120131110140240

En un duelo intenso, con mucho vértigo y ante 30.534 espectadores controlados, Colo Colo superó agónicamente a Universidad de Chile por 3-2 en su cancha del Estadio Monumental y se apropió del superclásico número 174, en el marco de la decimocuarta fecha del Torneo de Apertura 2013-2014.

De esta forma, el “Cacique” mantuvo su paternidad sobre los azules, completó 12 años sin caer en el derbi jugando en Pedreros y sigue soñando con alcanzar un cupo en la Liguilla de Copa Libertadores.

En el primer tiempo, los albos se plantaron mejor en la cancha y fueron muy superiores. Por ello, no extrañó que se pusieran tempranamente en ventaja, con un remate espléndido de Esteban Pavez en los ocho minutos, para delirio total de su hinchada.

Incluso, los dirigidos por Héctor Tapia pudieron sentenciar el derbi antes de la media hora de juego, pero Emiliano Vecchio (27′) perdonó, tras quedar mano a mano ante Luis Marín.

Ahí recién vino la reacción de los azules, que avisaron con un zapatazo de Charles Aránguiz (28 minutos) que dejó sin opciones a Justo Villar. Sin embargo, Luis Pavez salvó con un cabezazo desde la línea de sentencia.

Con el ingreso de Sebastián Martínez por un inadvertido Sebastián Ubilla, justo en la media hora de partido, la U recuperó terreno en el mediocampo y logró encontrar algo de equilibrio.

Un polémico penal sancionado por Jorge Osorio, por supuesta mano de Luis Pavez, terminó en el empate, obra de Charles Aránguiz en los 39 minutos, para el desahogo de la afición “universitaria”.

subir Flores, otra vez “héroe”

Tras el descanso, Colo Colo volvió a asumir el protagonismo del cotejo y lo principal; supo aprovechar en momentos claves del partido y las vacilaciones de la defensa rival.

Así, en los 51 minutos llegaría la segunda estocada de los blancos, con un tiro angulado de Juan Delgado ante la salida de Marín… Golazo y 2-1 parcial en Macul.

Posteriormente, el conjunto de Marco Antonio Figueroa volvería a la lucha con un impecable tiro libre de Ramón Fernández en los 72′ que se clavó en el primer palo de Villar, en la primera pelota que tocó el argentino tras reemplazar a Díaz, sesenta segundos antes.

Con el empate, la U se volcó en arco colocolino y tuvo el triunfo en pies de Cereceda (87′), pero el defensor no supo definir en plena área ante el meta paraguayo de los albos.

Y ese perdonazo terminó con el mayor de los lamentos “estudiantiles”, porque en la contra, Felipe Flores, le daría la gloria a su elenco, con un golazo en la agonía -igual como ante Cobreloa-, para vestirse de “héroe” y desatar el carnaval en el recinto de Macul.

Con este resultado, Colo Colo escaló al noveno lugar de la clasificación con 20 puntos, conservó sus opciones de matricularse en la Liguilla de Copa Libertadores, dejó a su archirrival sin posibilidades matemáticas de luchar por el título y lo principal, mantuvo su paternidad en casa, prolongando a 12 años su hegemonía ante la U en Pedreros.

Por su parte, Universidad de Chile lamentó su cuarta caída de la temporada, se estancó en el quinto lugar de la tabla general con 22 unidades y deberá seguir esperando para intentar romper su mala racha jugando en el Monumental.

Fuente:Cooperativa.cl

Anuncios