Esteban Pavez:"soy de casa y hoy me siento un referente del equipo"

1848497

El volante vivió un sueño ante la “U”. Anotó el primero y asistió a Flores en el gol del triunfo. Así se gana un lugar en el club que lo formó.

Son las dos de la tarde y en la calle Punta Arenas, en La Florida, los termómetros marcan cerca de 27 grados. Desde un jeep negro se baja un joven de jeans rasgados y polera a rayas. Un aro en la oreja derecha y gel en el pelo completan la tenida. Mide 1 metro 80 y tiene 23 años, pero igual su cara es la de un niño. Sonríe tímido y recibe a La Tercera en su segunda casa, la de su papá y hermanos. Sirve un vaso de bebida y comienza a recordar lo vivido 24 horas antes.

A Esteban Pavez, volante de Colo Colo, todavía le da vueltas en la cabeza el gol que le marcó a la “U”. Fue la apertura del marcador en el 3-2 sobre los azules. “Hacer un gol fue demasiado lindo, fue un sueño que siempre hay que disfrutar, pero sólo hasta hoy (ayer). Me han felicitado mucho, pero lo tomo con tranquilidad, porque este semestre nos ha ido mal”, expresa, con una madurez que sorprende.

A su edad, ha pasado por cuatro equipos y suma tres períodos vistiendo la camiseta alba. A los 18, llegó a las inferiores y, cinco años después, recién fue considerado en el primer equipo. “Me ha costado estar en Colo Colo. Siento que di la vuelta larga y lo que estoy logrando es por mi esfuerzo”, reconoce. Sabe que su paso por Rangers, San Marcos de Arica y Unión Temuco lo ayudó. Pero el camino no fue fácil.

En mayo de este año se enfrentó a los dirigentes de Blanco y Negro por su extensión con el club y mejorar sus condiciones económicas. “Cuando exigí mi renovación y un nuevo contrato en Colo Colo, lo hice porque sentí que era lo justo, porque soy de casa y hoy me siento un referente del equipo”. Renovó por tres temporadas con el “Cacique”.

“Sé que tengo una edad complicada, pero es porque me ha costado bastante. Creo que siempre hice las cosas bien, pero no me daban oportunidades, porque no le gusté a los técnicos o no me conocían”, agrega. El mediocampista, eso sí, siempre tuvo claro que el fútbol debía ser su vida.

Con los pies en la tierra

Hace tres años, la vida le cambió a Pavez. Tras un semestre que califica como “muy malo” en Rangers, volvió al Monumental a sumar continuidad y vivir su gran alegría: el nacimiento de su hijo.

“Mi principal apoyo es mi familia, pero sobre todo mi hijo. Cuando él nació, puse los pies sobre la tierra”, confiesa, con la felicidad que le provoca compartir con Vicente, de 2 años y 11 meses.

Todos los días, después del entrenamiento, va a buscarlo a la casa de la mamá del pequeño y lo lleva a La Florida: “Nos quedamos acá con mis hermanos y mi papá hasta que lo voy a dejar. Lo llevo a los juegos y al mall”, relata.

El volante reconoce que han llegado ofrecimientos para partir de Macul. “Primero quiero ser campeón acá y de ahí irme al extranjero. Espero que se dé en un año más”, confiesa quien tiene como ejemplo a Luis Mena. “Es mi referente por todo lo que ha conseguido. Ha sido perseverante, porque siempre traen refuerzos en su posición y termina jugando. Además, es mi mejor amigo en el camarín”.

Esta cercanía ha hecho que Pavez sea considerado para negociar los premios del plantel, junto a los capitanes del equipo, como el referente albo que dice ser.

Fuente:Latercera.com

Anuncios