El Congelamiento Ilegal que pretende ByN

El día de ayer, el CSD Colo-Colo dio a conocer en su sitio web un oficio presentado por Blanco y Negro S.A. ante el Ministerio de Justicia (http://csdcolocolo.cl/portada/byn-presiona-ministerio-de-justicia-para-enviar-al-csd-colo-colo-al-congelador/) en el que, a pretexto de denunciar presuntas irregularidades dentro del club, la concesionaria derechamente solicita a la secretaría de estado el “congelamiento” del Club Social y Deportivo Colo-Colo (o como ellos lo denominan “suspender completamente sus actividades”) citando para ello el acto jurídico más ilegítimo e injusto que se ha celebrado en la historia de Chile, como es el contrato de concesión, además de realizar una interpretación absolutamente mal intencionada y fuera de lugar, como veremos, de una disposición transitoria de la Ley de Sociedades Anónimas Deportivas.

En efecto, la concesionaria cita el contrato de concesión como sustento a su abusiva e inadmisible pretensión, lo que nos encamina de forma intencionada por ByN a un círculo vicioso en el que causa y efecto son igualmente siniestros y finalmente terminan por confundirse; explicamos, Blanco y Negro señala que el club no puede realizar actividad alguna salvo la de ser accionista en la sociedad anónima y para ello se apoya en el contrato de concesión, el cual fue celebrado en condiciones absolutamente abusivas para el CSD Colo Colo, ya que estaba en quiebra y en serio riesgo de desaparecer, y la concesión fue ofrecida como la única solución para mantenerlo con vida, es decir, fue un CHANTAJE JURÍDICO, ya que en virtud del contrato, el club – que no persigue fines de lucro- se regaló a una entidad que tiene precisamente la finalidad contraria; y ahora, que el Club pretende volver a la vida luego de 8 años de haber estado “en coma”, la Concesionaria quiere volverlo a dormir apoyándose en el chantaje criminal del Contrato de Concesión que el club se vio obligado a celebrar para poder sobrevivir, en el Derecho existe un principio que reza “NADIE PUEDE BENEFICIARSE DE SU PROPIO DOLO” y eso es precisamente lo que persigue ByN al pedir el re-congelamiento del club en virtud del contrato de concesión, intenta obtener beneficios de su propia maldad.

Por otro lado, la concesionaria cita como fuente del “congelamiento” el Art. 1º transitorio de la Ley de Sociedades Anónimas (Nº 20.019), norma que sugiere a las corporaciones (como el CSD Colo Colo) que han entregado sus activos en concesión a una Sociedad Anónima deben “suspender completamente sus actividades”, al respecto, somos enérgicos en señalar que LA INTERPRETACIÓN DE ÉSTA NORMA ES COMPLETAMENTE ERRÓNEA Y FUERA DE LUGAR, por los siguientes motivos:

a) En primer lugar, la ley Nº 20.019 Regula a las Sociedades Anónimas DEPORTIVAS, y debemos recordar que Blanco y Negro S.A. NO ES UNA SOCIEDAD ANÓNIMA DEPORTIVA, es una sociedad anónima abierta mercantil, de regulación común, es decir, se rige por la ley Nº 18.046 y no por la ley Nº 20.19; asimismo la fiscalización de ByN, por ejemplo, corresponde a la Superintendencia de Valores y Seguros (SVS) y no al Instituto Nacional del Deporte (IND) como es el caso de las Sociedades Anónimas Deportivas Profesionales reguladas por la ley Nº 20.019 (cuya sigla es “S.A.D.P” y no “S.A” como ocurre con ByN) Por lo que Salah y compañía sólo están intentando obtener beneficios no establecidos para ellos por el legislador, ya que se encuentran regulados en una ley que no les corresponde.

b) En segundo lugar, la disposición citada por ByN es TRANSITORIA, es decir, tiene por objeto regular situaciones muy específicas que se están produciendo o que están pendientes al momento de la dictación de la ley correspondiente, como era del caso del convenio judicial entre el CSD Colo Colo, en quiebra, con el fisco respecto de la deuda tributaria, cuya aprobación se encontraba pendiente al momento de la entrada en vigencia de la ley de Sociedades Anónimas Deportivas, por lo tanto, podemos decir que su art. 1º transitorio estableció una regulación “ad-hoc” a la situación de Colo-Colo, lo que es muy raro en nuestra legislación, con todo, debemos señalar que, al ser una disposición transitoria debe ser interpretada en forma MUY ESTRICTA Y RESTRINGIDA ya que se trata de una norma muy excepcional que jamás debe ser interpretada o aplicada por analogía, dándole efectos tan amplios y nefastos como los que pretende ByN, que en virtud de una norma tan excepcional y circunscrita, se proceda a congelar el CSD Colo-Colo.

c) En relación con lo anterior, al estar contenida esta disposición transitoria en la ley Nº 20.019 cuyo objeto de su regulación es el DEPORTE PROFESIONAL, la interpretación correcta que cabe asignar al art. 1º de la ley de sociedades anónimas deportivas es la siguiente: Las corporaciones, como el CSD Colo-Colo, que hayan entregado sus activos en concesión, por el tiempo que ésta dure, suspenderán completamente sus actividades, pero SÓLO EN LO QUE RESPECTA A LA REALIZACIÓN DEL DEPORTE PROFESIONAL, en consecuencia, aunque se encuentre bajo una concesión espuria y vergonzosa, el CSD Colo-Colo puede realizar todas las actividades que corresponden a su labor social, dentro de las cuales se encuentra la realización y fomento del deporte amateur y formativo, tal como lo ordenan sus estatutos, dada su naturaleza jurídica de Corporación o Asociación de Derecho Privado sin fines de lucro, y que través de la práctica del deporte y sus valores, ha quedado demostrado el histórico e innegable aporte del CSD Colo-Colo a la formación humana, social, educativa y cultural de gran parte de nuestra nación, a lo largo de sus 89 años de existencia.

d) Finalmente (pero no menos importante) señalar que la “Teoría del Congelamiento del CSD Colo-Colo” que pretende ByN, contraviene expresamente el espíritu de la ley Nº 20.500 sobre Asociaciones y Participación en la Gestión Pública, como asimismo atenta contra lo señalado en los artículos 545 y siguientes del Código Civil y lo más grave, vulnera la Constitución Política de la República, que en su art. 1º señala “El Estado reconoce y ampara a los grupos intermedios a través de los cuales se organiza y estructura la sociedad y les garantiza la adecuada autonomía para cumplir sus propios fines específicos.” El CSD Colo-Colo al ser una asociación de derecho privado sin fines de lucro, es un grupo intermedio que el Estado se encuentra obligado a proteger. Además, la teoría congeladora de ByN afecta la esencia de otro derecho constitucional, el derecho de asociación, consagrado en el Art. 19 Nº 15 de la Constitución Política y del que gozamos los más de 38.000 socios del CSD Colo-Colo por el solo hecho de habernos incorporado al club, derecho que puede ser defendido incluso a través del Recurso de Protección ante la Corte de Apelaciones de Santiago, de acuerdo a lo señalado en el Art. 20 de nuestra carta fundamental.

Con todo esto, se concluye que la “Teoría del Congelamiento” esgrimida por ByN no tiene asidero legal alguno y calza perfecto con los fundados rumores que apuntan a una “bajada” de sus candidatos a presidente del CSD Colo-Colo Jorge Vergara Villarroel y Eduardo Menichetti, ya que la concesionaria optaría por no participar de la elección, sino que pretende congelarlo sin importar quien lo dirija, a través de sus oscuras herramientas, como el oficio presentado ante el ministerio de Justicia.

En conclusión, encontramos en todo esto un argumento más para INVITAR A TODOS LOS SOCIOS DEL CSD COLO-COLO A PONERSE AL DÍA Y PARTICIPAR DE LAS ELECCIONES DEL 29 DE NOVIEMBRE, unas elecciones participativas es lo que Blanco y Negro teme y sus actos lo demuestran, vamos no le falles a David Arellano y todos juntos mantengamos vivo su legado.